FANDOM



Alfyn fue Septón Supremo durante el reinado de Jaehaerys I Targaryen.[1]

Historia

El anciano septón Alfyn fue elegido por el rey Jaehaerys junto a otros miembros de la Fe de los Siete para predicar la Doctrina del Excepcionalismo por los Siete Reinos. Como había perdido sus piernas, viajaba a todas partes en palanquín, desde donde predicaba sus sermones.[2] A lo largo de tres años, el septón Alfyn recorrió el Dominio una decena de veces.

En 54 d.C. tuvo lugar el facellmiento del Septón Supremo, por lo que los Máximos Devotos se reunieron en el Septo Estrellado para elegir a su sucesor. Tras cuatro votaciones, eligieron al septón Alfyn, incumpliendo la tradición de elegir a uno de sus miembros y anteponiendo a candidatos más esperados como el septón Mattheus. Tras la elección de Alfyn se encontraban las negociaciones entre el rey Jaehaerys y Lord Donnel Hightower, quienes pactaron a cambio de la elección del anciano Alfyn que tras su muerte su sucesor sería un miembro de la Casa Hightower.

El más sorprendido por la elección fue el propio Alfyn, quien se encontraba en Vado Ceniza cuando recibió la noticia y desde donde tardó una quincena en llegar a Antigua. Tras ser ungido y consagrado a los Siete, se celebró una ceremonia pública donde bendijo a los reyes Jaehaerys y Alysanne Targaryen.

Ese mismo año, la reina Rhaena Targaryen viajó a Antigua en busca de su desaparecida hija Aerea, donde Lord Donnel y el Septón Supremo la recibieron con cortesía pero sin ser capaces de brindarle ayuda.[3]

En 58 d.C., se celebró en Desembarco del Rey un torneo para celebrar el décimo aniversario de la coronación de Jaehaerys. El Septon Supremo estaba demasiado enfermo para asistir, por lo que envió a la septa Rhaella en su lugar.[4] Un año después, el Septón Supremo pereció a causa de los escalofríos. Se desconoce si se trataba del septón Alfyn o de su sucesor.[5]

Citas

"“Los ándalos, los valyrios y los primeros hombres: todos somos obra del mismo dios, pero no a todos nos hizo iguales. [...] Vos, mi señor, cometeríais un grave pecado si yacierais con vuestra hermana; pero no sois de la sangre del dragón, ni yo tampoco. Ellos obran como siempre han obrado, y no nos corresponde a nosotros juzgarlos."[6]

Referencias



v  d  e Septón Supremo

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.