FANDOM



Sinopsis

El grupo de exploradores de la Guardia de la Noche al mando de Qhorin Mediamano, enviado a las fuentes del Agualechosa por el camino del Paso Aullante, se detiene a descansar. Allí el camino se ensancha e inicia un largo descenso hacia el valle del Agualechosa y Qhorin decide descansar allí hasta que las sombras volvieran. Jon Nieve se dirige a él y le cuenta lo que le había dicho Ygritte preguntandole si conoció a Mance y sabe por qué desertó. Qhorin le dice que le gustaba la música de los salvajes, las mujeres salvajes, no era hombre que doblara la rodilla con facilidad, y le gusta la espesura más que el Muro. Lo lleva en la sangre ya que nació salvaje, lo capturaron de niño, cuando pasaron por la espada a un grupo de ellos. Cuando se marchó de la Torre Sombría, lo que estaba haciendo era volver a su hogar. Es el mejor explorador pero no tiene disciplina, jamás aprendió a obedecer. Jon le dice que es igual a él, confirmando asi la sospecha de Qhorin que dejo ir a Ygritte. Sin embargo Qhorin entiende que la muchacha no era una amenaza, y si la hubiera querido muerta le habría pedido a Ebben hacerlo, o lo habria hecho él mismo. Qhorin dice que para ser un líder hay que conocer a los hombres, y ahora lo conoce mejor que esa mañana.

Jon se duerme y sueña con cinco lobos huargos, aunque deberían haber sido seis, y estaban dispersos, separados los unos de los otros. Sus hermanos y su hermana tenían que estar allí, en alguna parte, pero había perdido su rastro, se sintio incompleto, dolorosamente vacío, se sentó sobre los cuartos traseros y aulló, pero no recibió respuesta. Siente que lo llaman Jon, desde su espalda, más suave que un susurro, pero fuerte a la vez. Giró la cabeza en busca de su hermano lobo, pero solo había un arciano que parecía brotar de la propia roca, apenas un retoño pero crecía ante sus ojos, y sus ramas se hacían más robustas a medida que ascendían hacia el cielo. Rodeó el tronco hasta dar con el rostro y los ojos rojos lo miraron. Eran feroces, pero se alegraban de verlo y el arciano tenía la cara de su hermano. Pero se pregunta si alguna vez su hermano había tenido tres ojos y este le contesta silenciosamente Desde lo del cuervo Olfateó la corteza; olía a lobo, a árbol y a niño, pero por debajo había otros olores, de algo espantoso y supo que percibía el olor de la muerte. Retrocedió acobardado, con el pelaje erizado, mostrando los colmillos y la voz silenciosa le dice que Nadie te puede ver, y tú los ves a todos. Pero antes tienes que abrir el ojo. Y el árbol se inclinó y lo tocó y de repente se encontró de nuevo en las montañas, ante él se encuentra el Paso Aullante, está en la cima de un acantilado, abajo hay un río helado y ve en el valle a miles de hombres, entrenando para el combate, y también ve mamuts con gigantes montandolos. De repente, un águila se precipita desde el cielo hacia él y Jon despierta gritando el nombre de Fantasma. Les cuenta a los hombres lo que vio y Qhorin lo llama un sueño de lobo y Ebben llama a Jon un cambiapieles. Parten justo antes de anochecer y ven un águila posada en un saliente de roca, muy por encima de ellos, Jon no puede asegurar si es la misma de su sueño y no se atreve a llamar a Fantasma a gritos, como desea, ya que se arriesga a que otros lo oigan.

Poco después, encuentran a Fantasma herido, las garras le habían dejado un surco ensangrentado en el pelaje y la carne, pero el ave no había conseguido romperle el cuello. Le vertieron vino en los cortes ensangrentados, le arrancaron una tira de tejido de la capa de Jon y le vendaron las heridas. Qhorin les dice que deben volver atras y huir hacia el Puño de los Primeros Hombres, ya que supone que el águila es un cambiapieles y los han visto. Inician el viaje de regreso por el Paso Aullante de noche, sin antorchas a pesar de la oscuridad y que sienten y ven los ojos de los gatosombras cerca. Al llegar al lugar donde mataron a los salvajes, Qhorin le dice al Escudero Dalbridge que allí un hombre puede detener a un centenar, si es el hombre adecuado. Este hace un gesto de asentimiento y pide que le dejen tantas flechas como puedan. Jon comprendió que se quedaba allí para sacrificarse por los demás y darles una ventaja. Cuando amaneció, ven en el cielo despejado al águila que los sigue y oyen tras ellos, a lo lejos, el sonido de un cuerno de caza que retumba en las montañas. Ya vienen dijo Qhorin.

Personajes

Aparecen


Mencionados