FANDOM



La Cosecha de las Semillas, también llamada la Cosecha Roja o simplemente la Cosecha, fue un evento ocurrido en 129 d.C. durante la Danza de los Dragones, que influyó de forma importante en el balance de poderes de la guerra civil.[1]

Historia

Contexto

En la primera reunión del Consejo Negro, los partidarios de Rhaenyra Targaryen se mostraron de acuerdo en que los dragones les permitirían ganar la guerra contra los partidarios del rey Aegon II Targaryen. Los Verdes contaban con cuatro dragones maduros frente a tres de los Negros, quienes además contaban con otros cuatro dragones jóvenes. La diferencia radicaba en que en el Montedragón habitaban varios dragones en estado salvaje. Se consideró que si eran capaces de encontrar jinetes para estos seis dragones, la victoria se decantaría hacia su bando. Los dragones Vermithor, Ala de Plata y Bruma ya habían tenido jinetes en el pasado, mientras que Robaovejas, Fantasma Gris y el Caníbal habían nacido y vivido en estado salvaje toda su vida.[2]

Con la reina Rhaenyra indispuesta tras dar a luz a su hija, y el príncipe Daemon en Harrenhal, el mando de Rocadragón recayó sobre el príncipe heredero Jacaerys Velaryon. Tras nombrar a Lord Corlys Velaryon Mano de la Reina, ambos comenzaron a planear el asalto a Desembarco del Rey. Según Hongo, fue él quien indicó que las Semillas de dragón, bastardos de la casa Targaryen y descendientes de estos, podrían domar a los dragones salvajes, al correr sangre valyria por sus venas.

El príncipe Jacaerys se dirigió a las semillas con el juramento de que cualquiera capaz de domar un dragón obtendría tierras, riquezas y el nombramiento de caballero. Además, sus hijos serían nobles y ellos tendrían el honor de luchar junto al príncipe de Rocadragón contra el usurpador Aegon II Targaryen.[3]


Cosecha

A la llamada del príncipe no acudieron únicamente semillas de dragón; una veintena de caballeros del servicio de la reina se ofrecieron como jinetes de dragón, al igual que varios escuderos, ayudantes de cocina, marineros, soldados y titiriteros, e incluso un par de doncellas. El Gran Maestre Munkun nombró los triunfos y tragedias que acontecieron durante la Cosecha de las Semillas, aunque otros prefieren llamarla la Cosecha Roja, debido a su sangriento resultado.

Dieciséis hombres murieron durante la Cosecha, mientras que cuarenta y ocho hombres fueron quemados o mutilados. Ser Steffon Darklyn, Lord Comandante de la Guardia Real, intentó montar a Bruma, para acabar muriendo carbonizado. Lord Gormon Massey, Señor de Ballarroca, fue quemado vivo en su intento de reclamar a Vermithor. Denys Argenta, quien aseguraba ser hijo bastardo del rey Maegor I Targaryen, perdió uno de sus brazos por culpa de Robaovejas, para finalmente ser devorado junto a sus hijos por el Caníbal. El bastardo Alyn de Casco, tras fracasar en su búsqueda de Fantasma Gris, acabó sufriendo graves quemaduras por culpa de Ladrón de Ovejas, quien acabó con la vida de más semillas que los tres dragones domésticos. En su Testimonio, Hongo asegura que él mismo intentó domar a Ala de Plata, acabando con los calzones en llamas y medio ahogado en un pozo mientras intentaba apagarlas.

Finalmente, Bruma fue reclamado por Addam de Casco, quien según su madre era hijo bastardo de Laenor Velaryon, primer esposo de la reina Rhaenyra y anterior jinete de Bruma. Vermithor fue reclamado por Hugh Martillo, el bastardo de un herrero, y Ala de Plata por Ulf el Blanco. El único dragón salvaje que fue domado fue Robaovejas. Una joven llamada Ortigas, sabedora del gusto del dragón por las ovejas, se ganó su confianza dándole de comer estos animales hasta que la bestia la aceptó como su jinete.[4][5]

Consecuencias

El príncipe consiguió el objetivo por el que había convocado a las semillas a la Cosecha: cuatro dragones maduros junto a sus jinetes se unieron a las fuerzas de la reina Rhaenyra Targaryen, poniendo a los Negros en ventaja numérica frente a sus enemigos. Al principio los nuevos jinetes cumplieron fielmente su función, teniendo un papel crucial en la Batalla del Gaznate y participando en la Caída de Desembarco del Rey. Sin embargo, a largo plazo los resultados de este evento acabaron siendo catastróficos.[6]

Algunos de los nuevos jinetes decidieron usar sus dragones para lograr sus propios fines en lugar de continuar sirviendo a la causa de Rhaenyra. Hugh Martillo y Ulf el Blanco cambiaron de bando durante las Traiciones de Ladera, uniéndose a los Verdes para acabar defendiendo sus propios reclamos. Al darse cuenta de repente de la amenaza que estos jinetes podrían representar para su reinado y su familia, Rhaenyra ordenó arrestar a Ser Addam Velaryon y asesinar a Ortigas. Pero esta decisión se volvió contra ella, ya que perdió los apoyos de la casa Velaryon, su principal apoyo, de la Casa Mooton y de su consorte y Protector del Reino, el príncipe Daemon Targaryen. Además pierde la confianza en otro de los miembros de su consejo, el Gran Mestre Gerardys, que había defendido a las semillas de dragón.

En Rocadragón, la Cosecha había supuesto que algunos isleños perdiesen hermanos, hijos o padres, abonando el terreno para la traición. Cuando el rey Aegon II Targaryen se refugia en la isla encuentra partidarios que lo ayudan a tomar el control de la fortaleza en total secreto, sin levantar sospechas en Desembarco del Rey. Rhaenyra se ve obligada a volver a la fortaleza ancestral de su familia, para acabar cayendo en la trampa de su medio hermano.[7]

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.