Hielo y Fuego Wiki
Advertisement
Hielo y Fuego Wiki


El Pastor fue un profeta loco que vivía en Desembarco del Rey durante la Danza de los Dragones. Era un fiel de la Fe de los Siete, y se rumoreaba que podía pertenecer a un grupo clandestino de los Clérigos Humildes. Su verdadero nombre se ha perdido en la historia.[1]

Apariencia y carácter[]

Era descrito como un hombre manco, devoto y demente. Iba siempre sucio y hediondo, descalzo y con un cuenco mendicante al cuello. Su aspecto pálido y su olor le daba el aspecto de un cadáver, por lo que Champiñón lo denominó también como el Pastor Muerto.[2]

Historia[]

Origen e inicios[]

Shepherd by Douglas Wheatley©

Douglas Wheatley©

El origen del Pastor es incierto. El Gran Maestre Munkun aseguraba que era miembro de los Clérigos Humildes que, aunque había sido abolida casi un siglo atrás, aún había pequeños grupos de resistencia que seguían presentes en los caminos secundarios del reino. Algo estaba claro: había sido un ladrón, y por ello había perdido la mano derecha.

El Pastor comenzó a predicar contra la reina Rhaenyra Targaryen en 130 d.C., tiempo después de que las noticias sobre los horrores acontecidos en Ladera, tras la batalla allí acaecida, llegaran a Desembarco del Rey. En la Plaza de los Zapateros tildó a los dragones de antinaturales y previó una maldición en Poniente como la acaecida en Valyria si Rhaenyra, Aegon II y sus dragones no eran aniquilados. Los oyentes fueron aumentando en número mientras pasaba la noche y llegaba el día, y aquellos que intentaban acallarlo fueron linchados, incluso los capas dorados.[3]

Ascenso y rebelión[]

The Shepherd's Riot by Ertaç Altinöz©

Los rebeldes atacan a Ser Luthor by Ertaç Altinöz©

La muerte de Helaena Targaryen aconteció esa noche, lo que desbordó el ánimo ya inflamado de los habitantes de la capital. Revueltas se iniciaron por las calles, y el Pastor no dudó en culpar de la muerte de Helaena a su hermana Rhaenyra. Ser Luthor Largent, comandante de la guardia de la ciudad, irrumpió en la plaza con quinientos de sus hombres para detener al Pastor. Pero allí se apiñaban diez mil hombres, quienes rebasaron a los soldados y masacraron a todos ellos con armas de todo índole. Aquella noche el Pastor dominó media ciudad, mientras otros rebeldes se alzaron por Desembarco del Rey.

Los seguidores del Pastor, conocidos como los corderos, no confiaban en que Rhaenyra pudiese defender la ciudad y confiaron en el predicador. Volvió a la plaza la noche siguiente, esta vez con un centenar de cabezas clavadas en picas a su alrededor y con el doble de seguidores. El Pastor clamó que únicamente los salvaría la sangre derramada de los dragones:

"Allí moran los demonios, allá arriba. Fuego y sangre, sangre y fuego. Esta es su ciudad. Si queréis hacerla vuestra, primero debéis destruirlo. Si queréis purificaros de vuestros pecados, primero debéis bañaros con sangre de dragón. Porque tan solo la sangre puede domeñar los fuegos del averno."

Veinte mil seguidores se dirigieron con antorchas a Pozo Dragón, en la colina de Rhaenys. La reina ordenó desde la Fortaleza Roja a Ser Balon Byrch y Ser Garth el Leporino que los dispersaran, pero ninguno regresó con vida. Los rebeldes asaltaron la guarida de los dragones y acabaron con los cuatro que allí se refugiaban, al coste de miles de vidas. Syrax, el dragón de la reina, llegó allí atraído por la sangre y el ruido, pero también pereció frente a los atacantes. La leyenda dice que el Pastor fue el único con valor para enfrentarse a la bestia y que, rezando, invocó a una figura gigante del Guerrero que acabó con el dragón de un espadazo.[4][5][6]

La reina Rhaenyra huyó al día siguiente de la ciudad, que quedó a merced de los rebeldes. El mes siguiente se conoció como la Luna de los Tres Reyes, a pesar de que el Pastor no reclamó ese título. Tomó las ruinas de Pozo Dragón como base, y allí fueron clavadas las cabezas de los dragones asesinados en picas, donde cada noche el Pastor predicaba a sus seguidores. Orientó su ira contra los ricos, pero sus huestes menguaban noche tras noche.

Declive y muerte[]

Lord Borros Baratheon llegó con su ejército para retomar la ciudad. Cuando lo vio acercarse, el Pastor ordenó a sus seguidores que evitasen que cruzaran el Aguasnegras, pero solo unos centenares permanecían a su lado y pocos obedecieron. Lord Baratheon y sus hombres pronto detuvieron al Pastor, superando con facilidad a los trescientos seguidores de su Ejército Descalzo, y fue llevado cautivo a la Fortaleza Roja.

Fue juzgado por el rey Aegon II Targaryen en la sala del trono a su regreso a la capital. El Pastor le aseguró que se verían en el infierno antes de que acabase el año, por lo que el rey ordenó que le cortasen la lengua. Sus doscientos cuarenta y un seguidores fueron atados en postes desde la Plaza de los Zapateros hasta Pozo Dragón y quemados vivos, en la vía que pasó a denominarse del Pastor. El propio predicador fue prendido por el rey Aegon entre las ruinas de Pozo Dragón y las cabezas de los dragones, cuya muerte había instigado.[7][8]

Un hombre aseguró ser el Pastor renacido durante la Hora del Lobo.[9] Cientos oyeron sus palabras, pero pronto fue apresado y ajusticiado.[10]

Citas[]

"El falso rey y la reina puta caerán con toda su obra, y sus bestias demoníacas perecerán en toda la tierra."[11]
"Tan solo la merced de la Madre puede salvaros, pero la expulsasteis de esta urbe con vuestro orgullo, lujuria y avaricia. Ahora es el Desconocido quien viene. Llega montado en un caballo oscuro de ojos ardientes, con un flagelo de fuego en la mano para purificar esta sentina de pecado, liberándola de los demonios y de quienes se prosternan ante ellos. ¡Escuchad! ¿Oís ya el sonido de los cascos abrasadores? ¡Llega! ¡¡¡Llega!!!"[12]
"Nos veremos en el infierno antes de que concluya este año." - El Pastor a Borros Baratheon.[13]

Referencias[]

Advertisement