FANDOM



Los Guardianes de los Dragones fue una orden encarga de guardar y proteger a los dragones pertenecientes a la Casa Targaryen. Estaba compuesta por un total de setenta y siete hombres, distribuidos en el Pozo Dragón de Desembarco del Rey y en Rocadragón.[1]

Apariencia

Los miembros de la orden utilizaban una armadura negra y un yelmo coronado por una fila de escamas de dragón, que continuaba en disminución espalda abajo.[2]

Historia

La orden fue fundada en 56 d.C. a raíz de la muerte de la princesa Aerea Targaryen, quien dos años antes había huido a lomos de Balerion, el Terror Negro, sin pedir permiso. El rey Jaehaerys I Targaryen decretó que todos los dragones debían guardarse día y noche, independientemente de dónde se alojaran, propiciando la formación de la nueva orden de guardianes. El propio Balerion fue el primero en alojarse en Pozo Dragón bajo la vigilancia de los guardianes.[3]

Cuando su hija Daenerys contrajo los escalofríos en 60 d.C., el rey Jaehaerys ordenó enviar cuervos a Rocadragón con instrucciones para que los Guardianes de los Dragones llevasen una cría a la Fortaleza Roja, confiando en que ayudase en su recuperación. La joven princesa murió solo día y medio de sufrir los primeros síntomas, y el propio rey viajó en su dragón a Rocadragón para informar a los guardias de que ya no era necesario enviar al pequeño dragón.

Los Guardianes de los Dragones fueron quienes dieron el apodo de El Guiverno Sangriento al dragón Caraxes, debido a su fiereza. En 75 d.C. y con solo quince años, la princesa Alyssa Targaryen visitó Pozo Dragón para escoger una montura. Los guardianes la disuadieron de tomar a Balerion, argumentando que era viejo y lento y que seguro que deseaba una montura más veloz. Finalmente escogió a uno más joven, Meleys.

En 84 d.C., los Guardianes de los Dragones capturaron a la princesa Saera Targaryen, quien había huido del confinamiento que le habían impuesto sus padres tras descubrir las aventuras que mantenían con sus amigos, y se había dirigido a Pozo Dragón para tomar a un dragón como montura.

En una ocasión, la princesa Saera Targaryen llevó a seis mozos a Pozo Dragón y les dijo que entregaría su virginidad a quien metiera la cabeza entre las fauces de un dragón, aunque los Guardianes de los Dragones actuaron a tiempo.[4]

Durante la revuelta que tuvo lugar en Desembarco del Rey durante la Danza de los Dragones, los seguidores del Pastor se dirigieron a Pozo Dragón para acabar con los dragones. Aquella noche había menos de cincuenta guardianes protegiendo el lugar, y aunque acabaron con muchos de ellos no pudieron hacer nada ante el excedente numero de asaltantes.[5]

Eventos Recientes

Juego de Tronos

Mientras pasea por la Fortaleza Roja, Lord Eddard Stark cruza un pasillo flanqueado por antiguas armaduras, de acero negro y yelmos con crestas de escamas de dragón.[6]

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.