FANDOM



La Guerra de las Hijas fue una guerra acaecida en el Mar Angosto y las Tierras de la Discordia tras el colapso de la Triarquía, conocida como el Reino de las Tres Hijas, en 131 d.C.. Enfrentó a gran parte de las Ciudades Libres, e incluso salpicó a los Siete Reinos.[1]

Antecedentes

La Triarquía fue una alianza formada en 96 d.C. por las Ciudades Libres de Lys, Myr y Tyrosh.[2] El Consejo Supremo de la Triarquía aceptó en 129 d.C. una alianza con el rey Aegon III Targaryen, dando su apoyo a los Verdes en la Danza de los Dragones. Una flota comandada por el almirante Sharako Lohar derrotó a la flota Velaryon en la Batalla del Gaznate a principios de 130 d.C., pero a un alto coste. Los mayoría de barcos hundidos eran de Myr y Tyrosh, por lo que las viudas de ambas ciudades culparon a Sharako de haber antepuesto la seguridad de las naves de Lys.[3]

A finales del año siguiente Sharako fue asesinado por uno de sus rivales por el favor de Johanna Swann, una famosa cortesana conocida como el Cisne Negro. Sin embargo, los lysenos consideraron que había sido un asesinato político orquestado por los myrienses, por lo que ambas ciudades entraron en guerra. Tyrosh, por su parte, aprovechó la oportunidad para afianzar su dominio sobre los Peldaños de Piedra.[4]

Tras el fin de la guerra civil en Poniente, Ser Marston Mares recibió informes de que la Triarquía se estaba derrumbando y que las tres ciudades estaban contratando compañías libres. Las compañías Manada de Lobos y Rompetormentas de Poniente viajaron a Essos para participar en el inminente conflicto.[5]

Desarrollo

Mientras Lys y Myr luchaban entre sí, el Arconte de Tyrosh envió a Racallio Ryndoon a conquistar los Piedras de Piedra. Sin embargo, tras asesinar al entonces Rey del Mar Angosto, Racallio reclamó las islas para sí mismo. La guerra a cuatro bandas obstaculizó el comercio en Valle Oscuro, Puerto Gaviota, Desembarco del Rey y Poza de la Doncella, pero Ser Tyland Lannister, la Mano del Rey Aegon III Targaryen, rechazó la oferta de Braavos, Lorath y Pentos para que el Trono de Hierro se uniese a ellos para formar un gran bando en la guerra contra Racallio y las Hijas.

El Mar Angosto y las Tierras de la Discordia se vieron envueltos en una guerra entre lysenos, myrienses, tyroshis, Racallio y la triple alianza de braavosies, lorathies y pentoshis en 132 d.C.. Los lysenos sufrieron una serie de derrotas, y el Magíster Bambarro Bazanne fue traicionado por mercenarios en las Tierras de la Discordia ese año.[6]

La mayor parte de la fuerza naval de Racallio había sido destruida para 133 d.C., aunque todavía controlaba Piedrasangre y algunas islas más pequeñas. Cuando parecía que los tyroshis pronto derrotarían a Racallio, Lys y Myr hicieron las paces y atacaron conjuntamente a Tyrosh. Aunque Lorath había abandonado la guerra, Pentos ocupó las Peldaños de Piedra restantes y sus aliados de Braavos controlaron los mares cercanos.

Deseando reabrir el comercio en el Mar Angosto, la nueva Mano del Rey, Lord Unwin Peake, encargó a Ser Gedmund Peake, Ned Alubia y Lord Alyn Velaryon que derrotaran a Racallio y establecieran un contingente ponientí en Piedrasangre. Cuando la Flota Real estaba en Tarth, Lord Bryndemere Tarth informó que Racallio se había aliado con el Arconte de Tyrosh y el Señor del Mar de Braavos, sin tener en cuenta al Príncipe de Pentos. Esta nueva alianza acordó gobernar conjuntamente los Peldaños y controlar el comercio. Mientras Gedmund, el almirante de la flota, esperaba más instrucciones de Unwin, Alyn se encargó de dirigir los barcos Velaryon hacia el sur. La flota braavosí en las islas fue aplastada en el ataque de Lord Alyn, con el propio Alyn hundiendo el Gran Desafío con el Reina Rhaenys.

Aunque Alyn regresó a Desembarco del Rey como un héroe, no pudo capturar ninguna de las islas y Racallio siguió manteniendo su poder. Lord Unwin envió a Lord Manfryd Mooton a Braavos para negociar que no estallara una guerra abierta entre los Siete Reinos y la formidable Ciudad Libre. A cambio de una gran indemnización, el Señor del Mar terminó su alianza con Tyrosh. También cedió los Peldaños a Poniente, aunque las islas permanecieron ocupadas por Racallio y Pentos.[7]

Unwin envió a su rival, Lord Alyn, a acabar con los ataques de Lord Dalton Greyjoy y los Hombres del Hierro a la costa occidental del continente. Sin embargo, hacerlo significaría que Alyn navegase por los peligrosos Peldaños de Piedra. Cuando Alyn navegó hacia el sur en el Lady Baela, Racallio controlaba Piedrasangre y las islas del sur, mientras que las islas del norte y del este eran controladas por mercenarios contratados por Tyrosh. Alyn navegó a Piedrasangre bajo una bandera de parlamento, pero Racallio lo mantuvo como cautivo e invitado durante más de quince días. Fnalmente permitió a Alyn llevar su flota más allá de los Peldaños a cambio de tres naves, una alianza y un futuro beso de la esposa de Alyn, Lady Baela Targaryen.

Mientras estaba en Lanza del Sol durante su regreso del Mar del Ocaso en 133 d.C., Alyn Puño de Roble se enteró que la princesa Aliandra Martell de Dorne se había aliado con Lys y Tyrosh contra Racallio.[8]

Secuelas

La Guerra de las Hijas acabó en 134 d.C.. Después de que Racallio Ryndoon huyera a las Islas Basilisco, Dorne tomó el control de la mayoría de los Peldaños de Piedra. Las Tierras de la Discordia se dividieron entre los antiguos miembros de la Triarquía, Lys, Myr y Tyrosh. Aliandra Martell, la Princesa de Dorne, y el Arconte de Tyrosh obtuvieron las mayores ganancias de la guerra, mientras que Myr fue la que más perdió. Lys cayó en una lucha interna mientras las casas y los magísteres luchaban entre sí.[9]

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.