Hielo y Fuego Wiki
Advertisement
Hielo y Fuego Wiki


Hongo[1] fue un bufón enano de la corte de los reyes Viserys I, Aegon II, Rhaenyra I y Aegon III Targaryen. En la fortaleza creían que era un retrasado, lo que provocó que los nobles hablasen libremente en su presencia. Sus explicaciones sobre conspiraciones, homicidios, citas y excesos se recopilaron en el Testimonio de Hongo, escrito por un autor anónimo.

Apariencia

Hongos medía tres pies de altura, y tenía una cabeza de grandes proporciones. Afirmaba tener un pene tan grande que coincidía con el tamaño de su cabeza.[2]

Historia

Reinado de Viserys I

El bufón Hongo es una de las fuentes de referencia a las que recurrió el Archimaestre Gyldayn para escribir sus libros La Princesa y la Reina, o, los Negros y los Verdes,[3] sobre la guerra civil conocida como la Danza de los Dragones, y El Príncipe Canalla, o, el Hermano del Rey,[4] sobre el príncipe Daemon Targaryen. Se caracteriza por aportar siempre una versión más salaz y depravada de los hechos.

Según Hongo, las desavenencias entre Ser Otto Hightower y el príncipe Daemon tienen su origen en que su joven hija Alicent, futura reina, fue desflorada por el príncipe, pero esta versión no es apoyada por ninguna otra fuente.

Hacia el 111 d.C., el mismo año del torneo celebrado para conmemorar el quinto aniversario de boda entre el rey Viserys I y la reina Alicent, el príncipe Daemon volvió a la corte y se reconcilió con su hermano. Algún tiempo después, ambos volvieron a enemistarse. Según el septón Eustace, Daemon sedujo y reclamó la doncellez de la princesa Rhaenyra. Cuando ambos amantes fueron sorprendidos y llevados ante el rey, la princesa insistió en que estaba enamorada de él y solicitó el poder contraer matrimonio con su tío. El rey le recordó que Daemon seguía casado, confinó a su hija en sus habitaciones, pidió a su hermano partir y ordenó a ambos no hablar jamás del asunto. La versión de Hongo era mucho más depravada. Según él, Rhaenyra a quien deseaba era a Ser Criston Cole. Pero él era un buen caballero, noble, casto y fiel a sus votos por lo que su tío Daemon se dispuso a darle lecciones de seducción. Cuando la princesa se acercó a él con las artes que había aprendido, el caballero se sintió horrorizado y la rechazó. El chisme pronto se divulgó, en buena parte gracias a Hongo. Por lo que cuando llegó a oídos del rey, Daemon reclamó la mano de su sobrina argumentando que nadie la iba a aceptar como esposa ahora. En lugar de esto, Viserys le envió al exilio.

La reina Rhaenyra y Hongo by Riotarttherite©

Para 113 d.C., se rumoreaba que Ser Criston Cole tenía un romance con la princesa Rhaenyra Targaryen.[5] El septón Eustace afirmó que Ser Criston había ido al dormitorio de Rhaenyra a confesar su amor, ofreciendo fugarse con ella a una de las Ciudades Libres, donde comprometería su espada a un príncipe comerciante, pero que Rhaenyra se había negado diciendo que una Targaryen estaba destinada a ser más que la esposa de un mercenario y que si él podía olvidar sus votos a la Guardia Real, bien podía con el tiempo olvidarse de sus votos matrimoniales. Sin embargo, Hongo, el bufón real, cuenta una historia diferente, afirmando que fue Rhaenyra quien fue en busca de Ser Criston a la Torre de la Espada Blanca. No obstante, el bufón afirmaba que la princesa no logró seducir a Ser Criston y que, despechada, se hizo consolar por Ser Harwin Strong.[6]

Hongo solía hacer afirmaciones controvertidas, ante lo que siempre había un septón cerca que le refutaba, a veces diciendo, seguramente sobre la muerte del rey Viserys I:

"¿Veneno?¡No fue envenenado, murió mientras dormía!" [7]


La Danza de los Dragones

Hongo estaba en Rocadragón al servicio de Rhaenyra Targaryen cuando estalló la Danza de los Dragones. Cuando Rhaenyra dio a luz a su hija nacida muerta, según su propio relato, llevó al bebé al patio para su cremación. Más tarde fue testigo del duelo entre los gemelos Ser Arryk y Ser Erryk Cargyll de la Guardia Real en el castillo.[8]

Hongo afirma haber ayudado a Lord Corlys Velaryon y la princesaRhaenys a evitar que Joffrey Velaryon montara su dragón para vengar a su hermano, Lucerys.[9] Durante la guerra civil, estuvo presente durante los consejos de guerra celebrados por Los Negros.

Según Hongo, la búsqueda de las semillas de dragón, aunque Munkun atribuye la idea al príncipe Jacaerys Velaryon. En su testimonio, Hongo habla en detalle sobre su intento de montar un dragón, Ala de Plata, que terminó con sus pantalones en llamas, que apagó saltando a un pozo.

En el 130 d.C., Hongo se encontraba junto a la reina Rhaenyra Targaryen y el príncipe Joffrey Velaryon cuando sucedió la Revuelta de Desembarco del Rey. El príncipe estaba preocupado por los dragones, pero su madre le dijo que quemarían a todos los borrachos que los atacaran. Hongo añadió entonces:

"Puede que sean borrachos, pero los borrachos no conocen el miedo. Tontos, sí, pero un tonto puede matar a un rey. Ratas, también lo son, pero mil ratas pueden derribar un oso. Vi que sucedió una vez, allá en el Lecho de Pulgas."[10]

Cuando Rhaenyra huyó de la capital al día siguiente, Hongo permaneció en la Fortaleza Roja, que pronto fue entregada a Ser Perkin.[11]

Hongo permaneció en la Fortaleza Roja después de que las fuerzas del rey Aegon II Targaryen tomaron el castillo de manos de Trystane y Ser Perkin, y sirvió a Aegon II como uno de sus bufones. Según Hongo, Aegon II, que era incapaz de tener relaciones sexuales debido a sus graves lesiones, a menudo veía cómo uno de sus favoritos masculinos tenía relaciones sexuales con una mujer de su corte, y el propio Hongo realizaba el servicio tres veces. El día de la muerte de Aegon II, según su propio relato, Hongo presenció el asesinato de Ummet, el catador del rey, y afirma que se vio obligado a esconderse durante una noche en un barril de harina para evitar que lo mataran.[12]


Regencia de Aegon III

Después de que el rey Aegon II Targaryen muriera a mediados del 131 d.C., Hongo fue uno de los miembros de la corte real que se reunió en el salón para saludar a los señores ribereños que lideraban su ejército contra Aegon II. Durante la Hora del Lobo, testificó contra los hombres que habían asesinado a Ummet.[13]

Durante los primeros años de la regencia de Aegon III Targaryen, permaneció en la corte. Cuando Lord Manfryd Mooton viajó a Braavos para tratar con el Señor del Mar, Hongo supuestamente se escondió en un barril de vino en el barco, para escapar de la penumbra de la Fortaleza Roja. El Señor del Mar se divirtió tanto con el bufón que le propuso una atractiva oferta para permanecer en Braavos, pero éste se negó.[14]

Tras la muerte de la reina Jaehaera Targaryen, Hongo estuvo frecuentemente en presencia del rey Aegon III. Aunque era incapaz de hacer reír al rey, a menudo Aegon lo llamaba para deleitar a Gaemon, el compañero del rey, con sus bromas. En las semanas previas al baile en el que Aegon III elegiría una nueva esposa, el bufón le contó al rey muchos rumores sobre las doncellas que iban a ser presentadas. Hongo afirma que Tessario, el capitán de la guardia de Lord Unwin Peake, le había dado a elegir entre "plata o acero", y aceptó que le pagaran "generosamente" por este servicio. Hongo estuvo presente en el baile, que posteriormente llamaría Feria de Ganado del Día de la Doncella.[15]

Hongo fue convocado a menudo para actuar para Aegon III y la nueva reina, Daenaera Velaryon, durante las cenas. En el 135 d.C., durante una de esas cenas, Hongo estaba presente cuando Gaemon comenzó a quejarse de dolores en el estómago. Para cuando el bufón regresó con el Gran Maestre Munkun, Gaemon ya se había derrumbado por el veneno y murió en una hora.[16]

Durante el asedio secreto, Hongo estaba dentro del Torreón de Maegor con Aegon III, el príncipe Viserys y la Reina Daenaera. Cuando Lord Thaddeus Rowan, que había sido torturado durante días, fue llevado ante las almenas y confesó falsamente al rey y al príncipe su participación en un complot, pronto quedó claro para Viserys que Thaddeus había quedado gravemente afectado, y simplemente respondía afirmativamente acusado de cualquier cosa. Un punto que quedó ejemplificado fue cuando Hongo le preguntó si había envenenado al rey Viserys I, a lo que Lord Thaddeus dijo que sí.[17]

Después de que terminase el asedio y los verdaderos conspiradores fueron capturados, Lord Rowan fue reinstaurado en su puesto como regente y Mano del Rey, pero solo durante una luna, ya que pronto quedó claro para todos que ya no era apto para el cargo. Hongo continuó burlándose de Thaddeus mientras estaba en la corte, y una vez consiguió que confesara haber causado la perdición de Valyria. Cuando el rey Aegon III alcanzó la mayoría de edad, destituyó a los regentes y su nueva Mano del Rey, Lord Torrhen Manderly. Hongo, quien se había encariñado con Torrhen, aceptó su oferta y decidió dejar la corte por un lugar en Puerto Blanco, ya que no tenía ningún deseo de quedarse en la capital por un rey que nunca reía.[18][19]


Vida posterior

Hongo sobrevivió al reinado del rey Aegon III Targaryen. Después de pasar un tiempo en la corte del Tritón en Puerto Blanco, Hongo visitó al Señor del Mar en Braavos, y el puerto de Ibben en la isla de Ib. Se unió a los tirititeros de la Dama Ceceante, con quien permaneció durante años.[20]

Galería

Referencias

Advertisement