FANDOM



Ser Joffrey Doggett, apodado el Perro Rojo de las Colinas, fue Gran Capitán de los Hijos del Guerrero durante el reinado de Maegor I Targaryen. Posteriormente, pasaría a formar parte de la Guardia Real de Jaehaerys I Targaryen.[1]

Historia

Hijos del Guerrero

Ser Joffrey, líder de la sección de Lannisport de la orden, fue nombrado Gran Capitán de los Hijos del Guerrero en 43 d.C., en plena Rebelión de la Fe Militante y como sustituto de Ser Damon Morrigen, muerto a manos del rey Maegor I Targaryen en un Juicio de Siete. Joffrey tenía intención de restaurar la gloría de la orden, y cuando marchó desde Lannisport hacia Antigua para recibir la bendición del Septón Supremo un centenar de hombres le acompañaron. Cuando llegó a la ciudad, tantos caballeros y escuderos se habían unido a él que su número superaba los dos mil.

La respuesta del rey Maegor a la rebelión de los señores de las Tierras del Oeste fue atacar sus castillos con las llamas de Balerion. En el asentamiento de la Casa Doggett acabó con la vida del padre, la madre y la hermana menor de Ser Joffrey. Al año siguiente, y evitando enfrentar al rey en campo abierto, Ser Joffrey mandó a sus hombres disfrazados de caballeros errantes para acabar con los leales al rey Maegor, entre ellos Ser Morgan Hightower, antiguo miembro de su orden; Lord Merryweather, el heredero de Lord Rowan, el padre de Ser Davos Darklyn y a Ser Jon Hogg, entre otros.

Para el 45 d.C., Ser Joffrey gobernaba las colinas al norte del Colmillo Dorado en todo menos en nombre, ante la inacción de Roca Casterly y Aguasdulces.[2] En 48 d.C., llegaron noticias a Desembarco del Rey que aseguraban que Ser Joffrey había sido visto entrando en Aguasdulces, no como cautivo, sino como invitado de Lord Tully.[3]

Ser Joffrey sobrevivió a la guerra contra Maegor I, y viajó a Antigua para encontrarse con el nuevo rey Jaehaerys I Targaryen, quien había venido a para recibir la bendición del Septón Supremo. Ser Joffrey fue recibido cortésmente por el rey, y pidió que se deshicieran las leyes que prohibían la Fe Miliante. Jaehaerys I se negó, pero le pidió a Doggett que sirviera en su Guardia Real. Ser Joffrey sacó su espada, y el Gran Maestre Benifer, quien estaba presente, temía que Ser Joffrey pudiera intentar hacerle daño al rey, pero en cambio, colocó la espada a los pies de Jaehaerys I, y con lágrimas en los ojos aceptó la oferta.[4][5]


Guardia Real

Ser Joffrey acompañó al joven rey Jaehaerys I durante la Boda Dorada, donde se anunció que las cinco vacantes restantes de la Guardia Real se ocuparían con cinco campeones de una melé, la cual se conocería como Guerra por las Capas Blancas. Uno de los cinco vencedores, un joven llamado Ser Pate la Perdiz, fue acusado de no ser un verdadero caballero, pero tal era la habilidad del muchacho que Ser Joffrey lo ungió caballero personalmente para poner fin a las acusaciones, bajo la expectación de los asistantes. Tras esto, a Ser Pate se le entregó una capa de la Guardia Real.[6]

Cuando la princesa Alysanne Targaryen descubrió los planes de compromiso matrimonial que pretendían con ella, informó a Jaehaerys I, quien actuó de inmediato y le ordenó a Ser Gyles Morrigen, el Lord Comandante de la Guardia Real, que viajara discretamente a Rocadragón con el resto de las capas blancas. Jaehaerys I y Alysanne volaron más tarde a la isla. Allí, Doggett y la Guardia Real fueron testigos del casamiento de Jaehaerys I y Alysanne. Ser Joffrey y sus hermanos juramentados desafiaron a la Mano del Rey Rogar Baratheon formando un muro frente a su rey y reina, informándole a Rogar que sería el primero en morir si sus hombres atacaban al monarca.[7]

Durante la minoría de edad de Jaehaerys I en Rocadragón, Ser Joffrey y sus hermanos juramentados se enfrentaron con su joven rey, quien pasaba cada mañana hasta el mediodía en el patio del castillo entrenando con la espada, el escudo y cualquier otra arma.[8] Después de alcanzar la mayoría de edad, el rey comenzó una serie de viajes oficiales por las Tierras de la Corona y las Tierras de los Ríos. Durante su estancia en Poza de la Doncella, Ser Joffrey y Ser Gyles Morrigen custodiaban la entrada de la poza de Jonquil cuando la reina Alysanne y sus damas entraron a bañarse en las aguas sagradas. Ambos hombres se apresuraron cuando escucharon gritos, pues tres hermanas de la orden que asistieron a las pozas intentaron atentar contra Alysanne, pero sus damas la protegieron para que la reina saliera ilesa. Ser Joffrey y Ser Gyles mataron a dos de las atacantes y a la tercera la interrogaron.[9]

Cuando el Septón Supremo falleció en el 54 d.C., Jaehaerys I y Alysanne viajaron a Antigua con sus dragones para presentar sus respetos e influir en la elección del próximo Septón Supremo. Se llevaron dos protectores con ellos. Para equilibrar el peso de los dragones, Jonquil Darke montó con el rey Jaehaerys I en Vermithor, mientras que Ser Joffrey montó con la reina Alysanne en Ala de Plata.[10]

Durante el duro invierno del 59 d.C. y la subsiguiente plaga de los escalofríos, Ser Joffrey salió con el rey Jaehaerys I y el resto de su escolta cuando se supo que el Consejero de la Moneda, Lord Rego Draz, había sido brutalmente asesinado. El rey Jaehaerys I enfureció al ver el cadáver mutilado de Lord Rego. Cuando vio la cara del rey, Ser Joffrey pensó por un momento que estaba mirando la cara del rey Maegor I. Los hombres responsables del asesinato fueron posteriormente atrapados y colgados de las murallas del castillo con sus entrañas colgando.[11]

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.