FANDOM


Symon, más conocido como Symon Espalda Lacerada, es un antiguo esclavo de Astapor. Es llamado Espalda Lacerada debido a las heridas que recibió al ser azotada en el pasado por sus amos. Fue liberado por Daenerys Targaryen.

Eventos Recientes

Danza de Dragones

Symon es el comandante de la compañía de libertos de Meereen, los Hermanos Libres. Daenerys deja atrás la muralla de Meereen y recorre el campamento de refugiados de Astapor que hay fuera de la ciudad, donde la colerina sangrienta está haciendo estragos. Symon es parte del grupo de guerreros que acompaña a Daenerys. Son demasiados los que mueren cada día y es necesario quemarlos para que la epidemia no se extendiera más aún, pero los hombres dicen que no es bueno tocar a los muertos. Entonces Daenerys propone que lo hagan los Inmaculados que no tienen miedo de los cadáveres y los manda buscar. Symon Espalda Lacerada y sus hombres ayudan a separar a los vivos de los muertos y amontonan los cadáveres.[1]

Ser Barristan Selmy planea arrestar a Hizdahr zo Loraq y formar un consejo que gobierne en su lugar. Tanto Symon Espalda Lacerada, de los Hermanos Libres, como Mollono Yos Dob, de los Escudos Fornidos, están deseando entrar en combate, resueltos a demostrar su valía y lavar con una marea de sangre yunkia todas las afrentas que habían sufrido. Ser Barristan opta por una posición más diplomática exigiendo que los yunkios devuelvan a los rehenes y retiren los ejércitos. Si se niegan, y solo si se niegan, les informaran de que se ha roto el tratado y les presentaran batalla. Tras el exitoso golpe y arresto de Hizdahr zo Loraq por Ser Barristan, analizan como enfrentar al ejército sitiador yunkio y Symon propone que los eunucos se dividiesen y se repartiesen entre las tres compañías de libertos; aseguraba que sus Hermanos Libres eran valientes y estaban dispuestos para la lucha, pero sin el refuerzo de los Inmaculados, temía que sus inexpertas tropas careciesen de la disciplina necesaria para enfrentarse a mercenarios curtidos en el combate.

Cuando todo quedó dicho, debatido y decidido, Symon Espalda Lacerada planteó una última cuestión: él conoce a los mercenarios, y sabe que los yunkios nunca podrán pagarles lo suficiente para que se enfrenten al fuego de dragón. Así que le pregunta a Barristan, cuando comenzase la batalla, si acudirían los dragones uniéndose a la lucha. Ser Barristan pensó que si llegarían, pero no sabe si distinguirían entre un bando y otro, pero no lo dijo. Le responde que si vienen, puede que la sombra de sus alas baste para desalentar a los esclavistas y ponerlos en fuga. [2]

Referencias

  1. Danza de Dragones, Capítulo 30, Daenerys.
  2. Danza de Dragones, Capítulo 70, La Mano de la Reina.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.